¿CÓMO SON LOS ANFIBIOS?

Hay más de 4.000 especies de anfibios. Viven en todas las regiones del mundo menos en la Antártida. El anfibio más grande es la salamandra gigante de Japón, que mide un metro y medio de longitud. Las ranitas más pequeñas, como la ranita dorada, miden solo un centímetro de largo.

Ya has aprendido que los anfibios son capaces de “beber” por la piel. Pero, además, tienen otras características:

  • Los anfibios son animales vertebrados, porque poseen columna vertebral, al igual que los peces, los reptiles, las aves y los mamíferos. Todos los anfibios tienen huesos.
  • Los anfibios tienen la piel fina, húmeda y desnuda, es decir, desprovista de escamas. Si has tocado alguna vez una rana, te habrás dado cuenta de que es suave, resbaladiza y húmeda, pues en su piel hay unas glándulas que producen una sustancia viscosa que la mantiene mojada. Muchos anfibios tienen en la piel glándulas que producen sustancias venenosas.
  • Los anfibios adultos pueden “beber” a través de la piel, que es capaz de absorber agua. Por ello, muchos no necesitan beber; su piel se encarga de absorber toda el agua que necesitan. Los anfibios también pueden respirar a través de la piel, que es capaz también de absorber oxígeno. Casi todos los anfibios adultos tienen pulmones y respiran tanto por los pulmones como por la piel. Sin embargo, algunas salamandras solo obtienen el oxígeno a través de su piel, ya que no cuentan con branquias ni con pulmones.
  • Los anfibios son animales de sangre fría o ectotérmicos, como los peces y los reptiles. No pueden regular la temperatura de su cuerpo, por eso, esta depende de la temperatura que hay en el lugar donde viven. Los anfibios se calientan al Sol, y para enfriarse, se ponen a la sombra.
  • La mayoría de los anfibios son carnívoros. Se alimentan de insectos, crustáceos, caracolitos, gusanos y pequeños peces. Las ranas y las salamandras tienen lenguas pegajosas que despliegan para capturar insectos, arañas y otros animales pequeños. Las cecilias cuentan con dientes afilados con los que agarran a sus presas. Los renacuajos, por el contrario, suelen ser herbívoros.

LA DOBLE VIDA DE LOS ANFIBIOS

Los anfibios son animales muy interesantes, que tienen una doble vida. Desde que nacen hasta que se hacen adultos, viven en el agua. Los adultos, en cambio, son terrestres, aunque no suelen alejarse del agua o de zonas que tengan cierta humedad.

Casi todas las ranas y los sapos tienen fecundación externa, es decir, el macho fecunda los huevos cuando la hembra los ha expulsado de su cuerpo. En cambio, las salamandras tienen fecundación interna, es decir, los huevos son fecundados dentro del cuerpo de la hembra. Algunos machos de salamandra presentan colores llamativos para atraer la atención de las hembras durante la época de reproducción. Los machos de muchas especies de ranas y sapos emiten sonidos con esa misma intención.

Los anfibios son vertebrados ovíparos, que ponen huevos. Las hembras depositan sus huevos en el agua o en zonas húmedas, y estos se convierten en larvas, que no se parecen nada a los adultos. Las larvas de las ranas y de los sapos reciben el nombre de renacuajos. ¿Has visto alguna vez renacuajos nadando en el agua? ¿A que parecen pequeños pececitos? Tienen una larga cola y respiran mediante branquias, como los peces. Después de sufrir varios cambios, que reciben el nombre de metamorfosis, los renacuajos se transforman en adultos. Al convertirse en adultos, los anfibios suelen perder las branquias y adquieren pulmones. Además, desarrollan cuatro patas, con las que caminan por el suelo.

GRUPOS DE ANFIBIOS

Hay tres grupos principales de anfibios, que son muy distintos entre sí: las ranas y los sapos, las salamandras y los tritones, y las cecilias.

  • Las ranas y los sapos tienen el cuerpo rechoncho. Cuentan con cuatro patas y no tienen cola cuando son adultos. ¿Has visto cómo saltan las ranas cuando te acercas a una charca o a un río? Las patas traseras de las ranas y los sapos están muy desarrolladas, y las utilizan para saltar. Los machos pueden emitir sonidos. Presentan fecundación externa y una metamorfosis compleja. Las larvas, llamadas renacuajos, son muy distintas a los adultos.
  • Las salamandras y los tritones tienen patas muy cortas y un cuerpo alargado, que termina en una larga cola. No pueden emitir sonidos. La fecundación suele ser interna, y presentan una metamorfosis más sencilla que la de las ranas y los sapos. Las larvas son parecidas a los adultos.
  • Las cecilias tienen el cuerpo alargado y cilíndrico, como el de las lombrices de tierra. Son ciegas y no tienen patas. Su cola es muy corta, y viven enterradas en el fango. Utilizan la cabeza para excavar galerías en el suelo. Pueden ser ovíparas o vivíparas.

ANFIBIOS EN PELIGRO

Los anfibios llevan viviendo en la Tierra más de 300 millones de años. Sin embargo, las poblaciones de anfibios están disminuyendo en todo el mundo. No se sabe con exactitud cuál es la causa. Seguramente, la destrucción de los hábitats o lugares donde viven y la contaminación con insecticidas y otras sustancias químicas sean algunas de las causas que están provocando que cada vez haya menos y menos anfibios. La piel de estos animales es muy fina, y sus huevos carecen de cubiertas que los protejan; por esa razón, los anfibios son muy sensibles a los cambios que se producen en el medio en el que viven.

 

Transformación en rana
Los renacuajos no tienen patas, salen de una masa flotante de huevos de rana y constituyen las larvas del animal. Tienen cola y branquias, que desaparecen cuando se transforman en adultos. Cuando aparecen las patas y los pulmones, la rana sale del agua a tierra.
Renacuajo
Las larvas de las ranas reciben el nombre de renacuajos. Tienen una larga cola y respiran mediante branquias, como los peces. Al irse desarrollando, los renacuajos pierden la cola, desarrollan las patas y, finalmente, salen del agua en forma de rana adulta.
patas y, finalmente, salen del agua en forma de rana adulta.